Práctica de Yoga



El yoga pretende luchar contra las agresiones externas del día a día, (estrés, dolor de cabeza, ansiedad, tensiones...), y recuperar la estabilidad a través del cuerpo, la mente y el espíritu.

Las posturas tradicionales del yoga (estiramientos y las asanas) relajan la tensión muscular y las articulaciones, mientras que conservan la salud general del cuerpo. La base de esta técnica milenaria reside en la respiración. Se trata de aportar calma a la mente y desarrollar la meditación. Alcanzar la tranquilidad y el equilibrio es el objetivo del yoga, que luego se extenderá a todas las facetas de la vida.

A diferencia de otros métodos de relajación, como el masaje o la reflexología, en el yoga no necesitas a otra persona. Es una técnica que fomenta la autoaceptación y una actitud ante la vida en la que prevalece la calma.